martes, 29 de noviembre de 2016

Agua, San Marcos, Rey De Los Charcos

Que en mi pueblo llueva, es casi noticia (la España seca, ya te digo). Que llueva mucho, es milagroso portento y la abundancia colma los charcos, fenómeno este que me gusta fotografiar. Y esta vez no tenía otra cosa a mano que el móvil, con su focal fija, no obstante intenté reflejar el cielo, con los resultados que se ven.


Y, cuando contemplo los charcos, me habita de nuevo el maestro de primaria que fui y no puedo evitar la tentación de enseñarte un poemita infantil muy conocido en mi pueblo, donde se usaba como nana, canción de corro y salmodia con la que nos confortábamos los espíritus simples. Es más primaveral que otra cosa, pero tendrá que valer para noviembre.



Porque igual en primavera no nos llueve:



Agua, San Marcos,
rey de los charcos,
para mi triguito
que está muy bonito;
para mi cebada
que está muy granada;
para mi melón
que ya tiene flor;
para mi sandía
que ya está florida;
para mi aceituna
que ya tiene una.
La ovejita y el pastor
lloviendo y con sol.



No hay comentarios:

Publicar un comentario