martes, 17 de diciembre de 2013

Lo Malo De Mamá - Babette Cole

Entre los libros encaminados a despertar la incipiente (e improbable) afición a la lectura en niños de 6 a 8 años, siempre me ha hecho una especial gracia este ingenuo cruce entre costumbrismo y terror light, de la escritora e ilustradora inglesa Babette Cole (Jersey, 1949). Su encanto emana del delicado sentido del humor con que conjuga texto e ilustración, en un sencillo cuento, donde la convencional historia de marginación y rechazo social, se ambienta en el gótico marco de la hechicería, en una fuerte contradicción con la realidad cotidiana de los compañeros del protagonista, niños “normales” que, como todos los niños, son atraídos por la anomalía del mundo de las brujas. Hace ya mucho tiempo que las brujas perdieron su halo maléfico en la literatura infantil y la mamá del narrador se despide con una espectacular buena acción , hecha practicable por sus  singulares poderes.

Ideal para regalar en las fechas que se avecinan (si lo encuentras, porque lo publicaron en Altea Benjamín hace 25 años y, si queda por ahí algún ejemplar, debe tener unas telarañas a juego con el argumento). Es ideal asimismo para leer con un hijo pequeño y largarle luego el sermón de la tolerancia y de que debemos aceptar a todos aquellos (que tienen la desgracia de ser) diferentes a nosotros. No excederse con el epílogo pedagógico más allá de un par de minutos, o el efecto de la magia se desvanecerá. También es apto para niños obligados por imposición escolar a leer y comentar un libro y que recuerden esta tarea la víspera de la fecha de entrega: en un santiamén habrán terminado, justo a tiempo de librarse de una mala calificación.

Este relato, tan grato y breve, me trae a la memoria a un ex vicepresidente del gobierno, don Alfonso Guerra, que se jactaba de ser un hombre muy culto: en una entrevista, afirmaba haber leído 11.000 libros. En su día me pareció una exageración, pero luego he pensado que, si en lugar de ser como Ana Karenina, eran como “Lo malo de mamá”, no es del todo imposible. En cualquier caso, buen libro para iniciar una andadura por el mundo de la ficción.

Aunque luego la afición lectora del niño sólo llegue al 666.   














 
 

1 comentario: