lunes, 9 de marzo de 2015

Tres Jeroglíficos Sobre Nuestra Historia

¿Eres aficionado a los pasatiempos? Me alegro, porque hoy te traigo tres jeroglíficos muy clásicos, bastante conocidos y plenos de un humor “vintage”, o sea, rancio y pasado de moda. Yo me he reído como un idiota con alguno de ellos, pues soy ultrapartidario del “desatino controlado” que Carlos Castaneda pone en boca de Don Juan, aunque algunos piensan que soy una víctima del desatino puro y duro.

Sea como fuere, el primero de ellos motivó, durante la pasada dictadura, el cierre gubernativo de “La Codorniz” durante varios meses. Una sanción de campeonato, los salvapatrias, tanto ayer como hoy, exhiben poco sentido del humor. La Codorniz, “la revista más audaz para el lector más inteligente” y, pese a esto, cuánto se echa de menos… No es que el humor indecente y mongoloide de “El Jueves” no tenga su cosa, pero, en fin, allá va, esta es la pregunta respondida gráficamente en el jeroglífico:

¿Qué gritaba la multitud enfervorizada al paso del Caudillo?

 
Solución: “¡Frasco! ¡Frasco! ¡Frasco! ¡Arriba es Piña!” Si no te ha hecho gracia y te tengo que explicar el porqué de los (creo que fueron cuatro) meses de suspensión de la revista… Es igual, déjalo, trataré de que aprecies este otro, que también es todo un clásico:

¿Qué emperador francés invadió España a comienzos del siglo XIX?


Solución: “Nabo León Boina aparte”. Pero si eres una víctima reciente de la ignorancia histórica dispensada en la ESO, te queda el último y más descacharrante… Mi favorito, de todas todas. En éste no te pondré la solución, para que caviles un rato, en la confianza de que si la hallas por tus propios medios, te vas a petar de risa:

¿Quién era el lendakari en Euskadi, cuando Napoleón invadió España con sus tropas?

 
(Es muy bueno y creo, que alguien me corrija de no ser así, que es creación propia. La parte gráfica es un tanto desdichada, pues últimamente no practico el noble arte del dibujo, al no tener que asistir a largas, tediosas e insustanciales reuniones de trabajo).
 

1 comentario:

  1. Himphame varón leo casado,
    depués de un rato no llego más que a dos relamidos apellidos pedruscos: verdelokoamarillomea y verdebarrenadorina.
    Inepto espero tu postrera iluminación que desvele la relación con aquel corso ceñudo y huevón,

    luis

    ResponderEliminar